Lourdes González

Lourdes González
¡No dejé que el cáncer de mama me ganara la guerra!

“Todo empezó al notar que tenía un camanance en el pecho”

Doña Lourdes es una de las tantas valientes que ha luchado contra el cáncer de mama en nuestro país, una guerra llena de batallas difíciles que con la mano de Dios y el apoyo de su familia logró vencer una a una, hoy doña Lourdes puede decir que venció el cáncer y es una sobreviviente valiente y decidida a nunca darse por vencida. Sin duda alguna su historia es motivadora, acá les comparto un poquito de todo lo que ella me contó.

“El pezón se me retraía, al principio pensé que podría ser que el brasier que estaba usando era muy ajustado, mucho tiempo después me observe detenidamente en el espejo una mañana y me dije a mi misma, esto no puede ser normal. Tome la decisión de consultar con un doctor de confianza el cual me pidió que me hiciera una monografía y un ultrasonido lo más rápido posible ya que al palparme sentía dos masas, la radióloga que me las realizó me advirtió que no estaba normal lo que se veía y que era mejor que me realizaran una biopsia. A partir de ese momento todo fue muy rápido, tres días después el resultado de la biopsia estaba listo y confirmaba todas las sospechas, tenía cáncer de mama y debía ser operada lo más pronto posible. Gracias a la Dra Marisel Aguilar, ella fue un ángel que Dios envió a mi vida, cirujana oncóloga, senóloga, especialista en cáncer de mama, me recomendó amputar la mama con reconstrucción al mismo tiempo, de lo cual nunca me voy a arrepentir.

Cuando me realizaron la biopsia, con anestesia local, sentí todos los cortes, la sangre que corría por mi pecho y la sutura, en ese momento, sudé mucho y sentía que me desmayaba, en ese instante yo vi la imagen del corazón de Jesús, El me estiro la mano y lo oí decir “no tengas miedo, todo estar bien,” me apropie de esa promesa durante todo el proceso y estoy segura de que por eso estoy hoy aquí, contando mi historia.

Lo más difícil para mí fue la quimioterapia y todos los efectos secundarios, se siente una impotencia cuando ves tu cabello caer y sentirte tan cansada todos los días, cuando te empiezas a recuperar toca de nuevo una sesión, sin embargo, yo intentaba mantenerme siempre positiva, y no veía las sesiones como una más sino como una menos.

Lo más maravilloso de esto fue el apoyo que recibí de toda mi familia, no solo me apoyaron emocionalmente sino también me ayudaron mucho económicamente, todos se ofrecieron voluntariamente a cooperar y estar pendientes de mis necesidades, fue ahí a través de la adversidad donde pude sentir el amor más sincero e incondicional de parte de mi familia y eso llenó mucho mi corazón.

Nunca me cansaré de aconsejarle a todas las mujeres que se realicen el autoexamen de mama, que se conozcan bien y que apenas noten un cambio lo consulten de inmediato, realizarse la mamografía anual es regalarnos vida. Y a todas las que están pasando por una situación similar a la que yo viví hace ya diez años, les consejo mantenerse tranquilas, ir paso a paso, viviendo cada día al máximo y confiando plenamente en el Señor.”

Definitivamente una mujer digna de admiración, me siento muy orgullosa de su fuerza y valentía, doña Lourdes dejo por un tiempo sus tacones del trabajo y se puso sus tenis bien puestas para pelear contra el cáncer de mama, de lo cual resultó victoriosa, por esto y más ella es nuestra Mujer T&T de esta semana.

 

Dra. Elena Arias

 

Regresar