Dejé los anticonceptivos

Hoy quiero hablarte como mujer no como doctora.

No tengo una mala relación con las pastillas anticonceptivas ni ningún otro método hormonal, en realidad no dejé de tomarlas porque las odie o porque decidiera vivir una vida libre de fármacos, tengo claro que todos los medicamentos tienen efectos secundarios y que los anticonceptivos no se escapan de eso, sin embargo, en mi balanza de riego/beneficio pesaba mucho más el beneficio así que usar anticonceptivos para mí nunca ha sido una mala idea.

Voy a empezar contándote por qué fue que inicié a tomar anticonceptivos, desde que empecé a menstruar mi vida se complicó, siempre sangraba demasiado, los dolores eran insoportables y estuve a punto de una cirugía por un tumor de ovario (es una historia larga, requiere un artículo solo para eso), pero fue justamente después de eso que mi ginecólogo en conjunto conmigo y mis padres, tomamos la decisión de iniciar anticonceptivos.

Los primeros meses con los primeros anticonceptivos fueron un poco abrumadores, principalmente por las hemorragias, cosa que acabó al cambiar el anticonceptivo, y empezó el paraíso para mí, flujo menstrual escaso o nulo, en mis ultrasonidos se mostraba una línea endometrial de grosor normal, no habían quistes ni tumores, no habían dolores de cabeza ni mareos, ya no más hemorroides ni dolores incapacitantes de piernas, ahora era feliz, podía realizar ejercicio tranquila, ya no necesitaba toallas nocturnas tres veces al día, podía usar protector o toallas ultra delgadas, ya no debía andar en el bolso un calzón y un pantalón extra o salir corriendo de clases porque se me había pasado la menstruación, como ven, ellos trajeron muchos beneficios a mi vida.

No todo fue color pastel, obvio que vi cambios negativos también, mis piernas se llenaron de arañitas, tenía la libido en niveles menos cero y además tenía resequedad vaginal, pero realmente para mí (esto es algo muy personal) el beneficio era mayor y yo estaba feliz. Voy a hacer una pausa para contarte un secreto exclusivo de este artículo, más de una vez olvidé mi píldora así que en más de una ocasión he vivido ese terror extremo de que la menstruación no llega y la duda de quedar embaraza es lo único en lo que puedes pensar, te entiendo, yo también lo viví.

Después de muchos años con pastillas anticonceptivas, era el momento de tomar una decisión, me iba a casar, así que necesitaba que mi método no solo sirviera de tratamiento sino que también me asegurara que no iba a quedar embarazada, ahora sí que iba a tener que ser bien seguro, no quería vivir más ese terror de cuando olvidas la pastilla así que decidí que una buena y novedosa opción era usar un Dispositivo Intrauterino (DIU) y me decidí por Jaydess, dura tres años, menos efectos adversos, es más pequeño, se ve en el ultrasonido, así que no lo pensé mucho y un mes antes de casarme ya estaba en mi útero.

Un ultrasonido previo a la colocación y ahí estaba un nuevo tumor, un endometrioma así que la decisión del DIU se volvía más sabia, eso reduciría bastante el tamaño del tumor.

Ahora lo que quieres saber, ¿Cómo fue mi experiencia con el DIU? regresamos a las confesiones exclusivas para vos que has leído hasta aquí, duele un poco la colocación pero nada del otro mundo, nunca sentí que tenía algo dentro mío, como me cuentan algunas amigas, pero bueno empezaron a venir los efectos secundarios y yo recién casada, ay señor, la libido ya no existía, era nula, estaba tan seca mi zona vaginal que sangraba mucho al tener relaciones sexuales, sin dejar de lado que me dolía bastante, empecé a tener acné que con los meses fue mejorando, lo único que realmente valoraba de este método era que me sentía muy segura de no quedar embarazada, no me venía la menstruación (y eso me gusta) y además el endometrioma estaba reduciendo de tamaño. Poco antes de cumplir los tres años decidí retirarlo porque no me estaba sintiendo cómoda con la resequedad vaginal y la inexistencia de la libido.

Las confesiones ya me están empezando a dar vergüenza, pero aquí vamos, necesitaba un método anticonceptivo urgentemente y no había decidido aún que hacer, la verdad el coito interrumpido lo he odiado siempre y no me siento segura con él (créeme lo usan más personas de las que crees), el condón, pues es el condón y dejémonos de cosas, es horrible planificar en condón (aunque es muy importante en prevención de enfermedades), soy muy muy irregular así que el método del ritmo y todos los que involucren el autoconocimiento no es una opción para mí, mi vida es muy ajetreada y mi ciclo muy cambiante, no tengo las herramientas necesarias (tiempo principalmente) para llevar ese tipo de controles, aunque me parecen una buena opción para la que pueda lograr conocerse bien (no es fácil), era urgente empezar con algo, movida principalmente por el interés de evitar el embarazo, seguir tratando el endometrioma que permanecía en el mismo lugar y sentirme realmente segura y tranquila, esperé a que me viniera la menstruación después de casi tres años de no saber lo que era y empecé las pastillas anticonceptivas de nuevo.

Después de unos meses, sin ninguna razón especial decidí dejar las pastillas y darle un espacio a mi cuerpo, no porque crea que el cuerpo necesita un respiro o pausa de anticonceptivos (es un mito), sino porque quería escucharlo, necesitaba sentirme, necesitaba dejar fluir así que terminé el paquete y no empecé el siguiente. Inició la avalancha de síntomas, después de muchos años sin migrañas, sangrado ni acné, estaban ahí de nuevo, y aún siguen aquí, el acné aparece unos días antes y durante la menstruación, las migrañas ocurren mínimo una vez al mes, y las hemorroides también, pero a diario tengo dolor de cabeza, el síndrome premenstrual me asecha, así que la lloradera, inconformidad con mi cuerpo y el edema de pies (inflamación) al final del día ahora es algo común en mi nueva vida libre de anticonceptivos hormonales.

Si, si he dejado algunos alimentos en días específicos de mi ciclo, y he incluido otros, también uso aromaterapia, todo eso me ha ayudado a minimizar los síntomas no ha eliminarlos, pero cada día entiendo más mi cuerpo y sus procesos. Probablemente vuelva a usar píldoras anticonceptivas en algún momento, por ahora no sabría decirte cuando y mientras tanto seguiremos usando condón.

Para terminar este largo cuento y haber así respondido a todas las preguntas que me hicieron, voy a responder la última, no, no dejé los anticonceptivos porque estoy intentando quedar embarazada, no todavía jaja.

Siempre lo he dicho y lo diré, nadie puede juzgarte porque uses o no anticonceptivos, es importante que involucres a tu pareja en esta decisión y que hagas una lista de riesgos y beneficios, esto te ayudará a tomar la decisión correcta.

Recuerda que estamos juntas en esto, un abrazo, Ele.

Dra. Elena Arias