Calambres musculares

Probablemente a vos también te ha pasado.

Los famosos calambres que la mayoría de nosotros hemos experimentado son una contracción continua, involuntaria, muy dolorosa y localizada de un músculo. Es común que los calambres se den en reposo o realizando alguna actividad física, si yo sé que se te vino a la mente los “mejengueros” que casi siempre experimentan calambres.

He oído de todo en cuanto a qué se debe hacer cuando se tiene un calambre, sin embargo, hoy te voy a dar dos pasos muy muy sencillos, primero estira el músculo y segundo dale o pide que te den un masaje profundo, sí, yo sé, va a doler, pero funciona. 

En medicina decimos que algo es de causa idiopática cuando realmente se desconoce la causa, bueno la mayoría de los calambres musculares son de causa idiopática, sin embargo, se han asociado a trastornos de electrolitos como el potasio ya que se han relacionado en muchas ocasiones a la deshidratación.

Tengo para vos información de primera mano, ya que estoy segura que a este punto estás pensando en qué hacer para evitar estos horribles y dolorosos calambres:

  1. Realiza un adecuado calentamiento y estiramiento antes de realizar actividad física.
  2. Hidrátate adecuadamente, SIEMPRE.
  3. Consume alimentos ricos en potasio como el banano, kiwi, jugo de naranja, almendras, pistacho, salmón y atún. 

La mayoría de las veces los calambres afectan los músculos de la pantorrilla y el pie, y hay algo que aún no te menciono, LOS CALAMBRES NOCTURNOS, por lo general son más dolorosos y duran más tiempo. Frecuentemente los calambres nocturnos se dan en personas que hacen mucho esfuerzo físico durante el día o pasan muchas horas de pie.

Ya sabes qué hacer la próxima vez que te de un calambre y mejor aún ya sabes que hacer para evitar que te dé uno, espero que te haya servido de mucho este post.

Besos, Ele.

Dra. Elena Arias